La tecnología como habilitador de las posibilidades de crecimiento de su negocio, peor como consecuencia de la aplicación de una estrategia, de un apropiada selección de tecnologías así como de una adopción (on-boarding) racionalizada para asegurar el éxito con una relación costo beneficio efectiva.